El uso de cigarrillos electrónicos “pop mod” por adolescentes: una preocupación urgente

Elena Silgado Arellano

Abstract

El uso de cigarrillos electrónicos entre adolescentes ha aumentado desde el 2% en 2011 hasta el 16% en 2015 en los Estados Unidos. Un nuevo producto llamado “pod mod” está aumentando este progreso. Se trata de un dispositivo que contiene soluciones líquidas en aerosol, entre cuyos componentes se encuentra la nicotina, cuya concentración es entre 2 y 10 veces la que presentan otros cigarrillos electrónicos. En la descripción de una marca concreta (Juul pod mod) se indica que la concentración de nicotina es de 0.7 ml por unidad, equivalente a 20 cigarrillos normales. Esta alta concentración no sólo supone un mayor peligro en cuanto a adicción, sino también un serio problema de salud para los adolescentes que lo consumen. Estos dispositivos son muy usados, incluso en los patios de las escuelas. Presentan un diseño moderno similar a un Smartphone, con carcasas de colores e intercambiables, y los cartuchos de recarga tienen el tamaño y el aspecto de un USB, por tanto, son fáciles de esconder en el colegio y pasan inadvertidos. El hecho de no tener combustión elimina los efectos indeseables de los cigarrillos. Por eso es aún más fácil y además más agradable por sus diferentes aromas. La exposición de los adolescentes a la nicotina produce efectos adversos en cuanto a concentración y estado de ánimo.

Todavía el 63% de los adolescentes entre 15 y 24 años desconoce que estos dispositivos contienen nicotina. El uso de estos cigarrillos electrónicos debe disminuir, sobre todo entre los adolescentes. Para ello es imprescindible la colaboración de los colegios, con tolerancia cero a la posesión de cualquier producto derivado del tabaco en las escuelas. Además, la FDA se ha puesto manos a la obra para limitar su venta por internet, y así limitar su acceso a la gente joven.

Publicado
2018-12-10