La posición de la FIGO: cómo detener la epidemia de cesáreas

Elena Silgado Arellano

Abstract

En todo el mundo, se está viendo un incremento alarmante de las tasas de cesáreas. Sólo uniendo las fuerzas los organismos gubernamentales, la industria y las asociaciones de mujeres, será posible detener el número de cesáreas innecesarias.

Las cifras de cesáreas han aumentado desde un 6% en 1990 hasta un 19% en 2014. En el norte de Europa aún se mantiene por debajo del 20%, pero en el sur de Europa, China y América del Sur ronda el 50%. En el norte de África las cifras han pasado del 5 al 28%. El incremento en el número de cesáreas está relacionado con un aumento de la morbi-mortalidad tanto materna como neonatal. Además de las posibles complicaciones en futuros embarazos, como pueden ser partos prematuros, roturas uterinas, anomalías en la implantación de la placenta, o excesivo sangrado materno, que puede llevar a la necesidad de una histerectomía.

Con este informe de posición de la FIGO, se ha intentado frenar este avance utilizando las siguientes medidas:

  1. Que los gastos por cesárea o parto vaginal sean los mismos.
  2. Obligar a los hospitales a publicar de forma anual las tasas de cesáreas.
  3. Los hospitales deberían utilizar un sistema de clasificación de cesáreas uniforme.
  4. Las mujeres deberían ser informadas correctamente de los riesgos y beneficios tanto del parto vaginal como de la cesárea.
  5. El presupuesto destinado a la reducción de cesáreas debería ser utilizado en mejorar el pato vaginal, con mejor preparación, mejor control del dolor
  6. La situación en países en vías de desarrollo requiere más atención. Dado el insuficiente acceso a las cesáreas en áreas rurales y el aumento de las mismas en áreas urbanas. Ambas situaciones son indeseadas.
Publicado
2018-12-10