Violencia sexual, VIH y el conflicto en Sur Sudán

Patricia Eguren Escriña

Abstract

La epidemia de VIH en Sur Sudán es un problema cada vez más acuciante. Sur Sudán es un país independiente desde 2011. La segunda guerra civil sudanesa duró más de dos décadas y se cobró muchas vidas, tanto en el campo de batalla como en emergencias humanitarias. Actualmente, este país tiene una infraestructura sanitaria inexistente.

En diciembre de 2013 de nuevo comenzó la guerra entre distintas etnias y ahora, 6 años después, se han unido nuevos grupos complicando la situación. En este contexto, la epidemia de VIH se expande sin control. Hay constancia de múltiples contagios en relación con violaciones, tanto por parte de las guerrillas como de la fuerza armada del gobierno.

Ahora mismo, no hay infraestructura suficiente para determinar cuánta población está infectada, ya que los datos oficiales sólo se refieren a un 3% de la población, mientras que en Uganda consta que el 6%. El instituto de enfermedades infecciosas de la universidad de Makerere en Uganda está intentando hacer un estudio sobre cuánta gente está infectada en los campos de refugiados. Cuando comenzó el conflicto la población fue escapando hacia el norte de Uganda, donde ahora se encuentran 225000 refugiados. Actualmente la recogida de datos sobre la incidencia de VIH se hace a través de varias ONGs que mandan los datos.  Pero esto no es suficiente y la falta de datos es un problema porque impide poder abordar el problema del todo.

Existen muchos casos de violaciones incluso por más de 10 hombres a una mujer.  El objetivo de estas violaciones no sólo es la humillación de la víctima, sino de toda su comunidad. Expandir el VIH encaja con el patrón de dominación y humillación que se persigue entre los bandos.

Publicado
2019-10-08