Cuidados “dementia- friendly” en la enfermedad de Alzheimer

María Agud Fernández. Medicina Interna. Hospital Universitario Sanchinarro. Madrid

Abstract

Según la Asociación del Alzheimer, un 82% de médicos experimentados y prácticamente todos los especialistas de Atención Primaria, reconocen la importancia de realizar un cribado de demencia. Sin embargo, sólo un 16% reconoce haberlo incluido en su rutina diaria. La búsqueda de otras condiciones, como presión arterial, diabetes, colesterol o cáncer es mucho mayor. La parte curricular relacionada con la detección de demencia se aprende de forma incompleta o simplemente se ignora. Hay algunas causas de demencia potencialmente reversibles, como el déficit de vitamina B12 y fólico, enfermedad tiroidea, efectos de medicaciones, hipoglucemia e hipotensión…, que es coste-efectivo descartar.

Los médicos que cuidan de pacientes con demencia pronto se saturan y los recursos son escasos. Las terapias actuales no son muy efectivas. Se conocen los genes implicados y hay estudios de función celular en marcha que posiblemente en un futuro conduzcan a una cura.

En el momento actual estos pacientes no tienen cura, pero pueden retener ciertas habilidades durante una década o más y disfrutar de ellas y se benefician de actividades adaptadas. Los pacientes pueden implicarse en su propio cuidado y planear su tratamiento en el futuro antes de que la demencia avance. Es necesario apoyar a familiares y cuidadores y desestigmatizar la enfermedad. Se sabe que el cuidado multidisciplinar reduce la admisión a centros de cuidados crónicos. Estos programas de cuidados, junto con la inclusión de la enfermedad de Alzheimer en el currículum de los médicos, puede conducir a un sistema sanitario “dementia-friendly”.

 

Publicado
2020-07-20